fbpx
martes, febrero 20, 2024
Columnas

Habrá austeridad en la UV?

En la mira

Silverio Quevedo Elox

Veracruz.- Los rectores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han hecho el anuncio de reducir salarios, en una congruencia con el nuevo sistema político, específicamente el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y fue precisamente luego de que el mandatario del país admitió que cometió un error dentro del plan presupuestal y que las universidades recibirán lo que les corresponde

Llama la atención que de igual forma se pronunció la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, quien fue prácticamente impuesta para su reelección por el entonces gobernador, Miguel Ángel Yunes, pero con una gran diferencia.

Los primeros, tienen autoridad moral, y se han conducido en medio de la congruencia del decir y el hacer, algo muy distante en el caso de Ladrón de Guevara, quien lamentablemente le ha impreso un sello antidemocrático y contra la pluralidad ideológica a la administración de la UV que encabeza.

Por lo pronto, esta Rectora de quien se dice en los primeros meses del siguiente año se le podría acabar su suerte como tal, se encuentra en el top ten de los rectores mejor pagados en el país, al percibir mensualmente la cantidad de 127 mil 981 pesos, es decir, supera por alrededor de 20 mil pesos lo que gana el mismo presidente.

La rectora deberá además hacer ajustes al presupuesto para ir en la misma tónica que el gobierno federal y estatal, que ahora encabeza Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García de Morena. Y dejar de quejarse al exigir cada vez más y más recursos, al convertirse en un barril sin fondo, una funcionaria sin llenadera.

Y es que del presupuesto de este año para la universidad que fue de 6 mil 529 millones 421 mil pesos, el 75.5 por ciento, es decir, 4 mil 929 millones 935 mil pesos, se gasta en servicios personales; el 11.8 por ciento en servicios generales; el 1.8 por ciento en materiales y suministros; el 0.5 por ciento en transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas; el 5.5 por ciento en bienes muebles, inmuebles e intangibles y el 4.9 por ciento en inversión pública.

Del presupuesto total, la máxima casa de estudios recibió 5 mil 205 millones 445 mil pesos de subsidio, de los cuales 2 mil 470 millones 045 mil pesos fueron del orden federal (47.4 por ciento) y 2 mil 675 millones de pesos de subsidio estatal (51.4 por ciento).

Según López Obrador no habrá recorte a las universidades por lo que en caso de no haber aumento, en el 2019 la UV recibirá nuevamente del gobierno federal la misma cantidad que en el presente año.

Los ingresos que tiene la UV por otros conceptos son mínimos: de acuerdo con el presupuesto de este año, fueron 607 millones 820 mil pesos por concepto de ingresos por venta de bienes y servicios de organismos descentralizados (cuotas de inscripción); 13 millones 550 mil pesos por convenios; 680 mil pesos por productos de tipo corriente (alquiler de espacios) y un millón 700 mil pesos por productos de capital (productos financieros).

Y de acuerdo al desglose que pocos saben, la zona universitaria de Xalapa es la más beneficiada, pues se le destina el 47.6 por ciento del presupuesto total; a la zona conurbada Veracruz – Boca del Río, sólo el 13.7 por ciento; a la zona de Córdoba – Orizaba sólo el 6.9 por ciento; a la zona de Poza Rica – Tuxpan el 6.2 por ciento y a la zona de Coatzacoalcos – Minatitlán el 4.7 por ciento.

Definitivamente, la rectora Ladrón de Guevara tendrá que hacer todo un reajuste financiero para hacer rendir el presupuesto que recibe la máxima casa de estudios. Y demostrar más que con una simple declaración, que efectivamente le entrará al ejercicio de austeridad, pues una cosa es hablar y otra actuar.

Solo basta recordar que a la catedrática e investigadora se le señaló por su manejo ostentoso con un parque vehicular de camionetas de lujo, y diversas unidades a su servicio, además que se le cuestionó y fue evidenciada por haber comprado una lujosa residencia en varios millones de pesos en la ciudad de Xalapa.

En contraste, y algo que se le ha señalado constantemente, es que de los más de 5 mil millones de pesos que recibe de subsidio federal y estatal, sólo el 11.4 por ciento se destine a la investigación.

Lejos de pretender un aumento presupuestal, la rectora marcada como panista deberá ajustarse al nuevo modelo de austeridad y a los compromisos que firmó en ese sentido la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Por el bien de la educación universitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar