Morena implosiona

Con el mes de junio ya próximo, varios de los suspirantes han denunciado lo amañado de las encuestas. Dicen que han sido utilizados por el régimen para darle credibilidad a un proceso que es todo menos democrático

Una vez más los candidatos de Morena han sido seleccionados mediante encuestas. Encuestas de las que nadie conoce resultados ni métodos. Se barrunta son realizadas por “el destapador” siguiendo el viejo esquema del dedazo presidencial.

Con el mes de junio ya próximo, varios de los suspirantes han denunciado lo amañado de las encuestas. Dicen que han sido utilizados por el régimen para darle credibilidad a un proceso que es todo menos democrático.

El golpeteo entre ganadores y perdedores en el juego de obtener candidaturas debilita a todos los contendientes. Tanto al que se quedó suspirando como los que ya se sienten gobernantes tan solo por ir de abanderados de Morena. Y aunque algunos podrían pensar que esto conviene a la oposición, lo cierto es que solo favorece a una persona, Andrés Manuel López Obrador.https://d-27752231572260091964.ampproject.net/2111242025001/frame.html

Él es el único beneficiado de esa división. Sigue siendo el fiel de la balanza (¿se acuerdan que eso mismo decía López Portillo?) al interior de todo lo que comprende la 4T.

Permite así que, quienes perdieron, se acerquen a él para ser atendidos o ubicados en otro puesto, y quienes ganaron, debilitados ante la duda y la impugnación, también tengan que recurrir a él para fortalecerse y gobernar. El ejemplo más reciente: el senador Alejandro González Yáñez (PT) aceptando la designación de Marina Vitela como candidata de Morena a la gubernatura de Durango. En recompensa se le da contender por la alcaldía de la capital de la entidad.

Lo observado en estas encuestas internas de Morena no debería de extrañarnos; no es la primera vez y tampoco el único lugar donde López Obrador permite el golpeteo interno, la división, para ser él, solo él, el que pueda meter orden, manejar el partido, los candidatos y, sí, también a legisladores y ejecutivos estatales emanados de la 4T.

Tenemos a Mario Delgado, quien ha sido señalado por muchos miembros del lopezobradorismo como el peor presidente en la historia de Regeneración Nacional. Sin embargo, ocupa dicha oposición porque “le debe el apoyo” a López Obrador, ya no a Marcelo Ebrard.

Lo mismo sucede con la secretaria general del partido, Citlalli Hernández, a quien deja que siga en un pleito soterrado con Gibrán Ramírez Reyes, quien quedó fuera de Morena, desgastando a uno y otro bando.

En su gabinete, lo mismo. El encargado de conseguir las vacunas fue Ebrard, cuando debía haber sido el secretario de Salud, aunque también permitió que el canciller fuera quien cargara con toda la responsabilidad de la Línea 12. A su misma consentida, Claudia Sheinbaum, la responsabilizó de haber perdido la mitad de las alcaldías de la CDMX ante la oposición, cuando en realidad las razones de la pérdida no fueron necesariamente imputables a ella.

Cierto es que a lo anterior existen ciertas excepciones; algunos funcionarios de la actual administración a los cuales López Obrador no solo no les permite tener rivales, los cuida en exceso así dañen su popularidad o su persona. Pero sobre esos hablaré en otra ocasión.

El ‘divide y vencerás’ le ha resultado efectivo al tabasqueño, aunque conlleve como efecto secundario un país cada vez más dividido, dolido y que tardará mucho en sanar.

POR VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM
@MALOGUZMANVERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar