fbpx
lunes, febrero 26, 2024
Internacional

Las autoridades de San Francisco (California) se vuelven ya completamente locas

Hay momentos en los que ver cosas tan evidentes como las que estamos viendo ahora se convierte en desesperante cuando nos damos cuenta de que, a pesar de sus evidencias, muchas personas caen en la trampa y permiten que se haga de ellos lo que se quiera. Si el asunto de las inoculaciones y la evidente farsa criminal que son ya era algo que nos sacaba de quicio antes, mucho más ahora desde que se ha empezado a inocular a niños y a jóvenes y ahora se pretende hacer incluso con los más pequeños, a pesar de lo peligrosísimo que puede resultar para ellos.

Y a pesar de que la locura covdiota está instalada en todas las autoridades del mundo, lo está mucho más en algunas que en otras. Una de las zonas del mundo donde más chalados están y más sinvergüenzas son con todo esto es el estado de California, en Estados Unidos, y más concretamente en la ciudad de San Francisco.

Según publica ‘The Epoch Times‘ las autoridades de aquella ciudad californiana ya están planteándose exigir la vacunación para los niños de entre 5 y 11 años. Los criminales que gobiernan en aquella ciudad, como la oficial de Salud del ayuntamiento, la Dra. Susan Philip, ha declarado que esta decisión seguramente se tomará en un “tiempo prudencial” una vez que la vacunación en esta franja de edad ha sido autorizada por los CDC.

“Definitivamente queremos esperar y asegurarnos de que los niños tengan la oportunidad de vacunarse, para que eso suceda no antes de unas ocho semanas después de que la vacuna esté disponible para los niños”, declaraba Philip, y añadía que “habrá un tiempo limitado en el que no habrá esos requisitos, es nuestro plan, pero en algún momento, los niños de 5 a 11 años también tendrán que mostrar un comprobante de vacunación para acceder a esos mismos entornos”.

Philip se refería a la obligatoriedad que existe en San Francisco de mostrar el pasaporte COVID para mayores de 12 años en eventos en interiores con más de 1.000 personas y para entrar a cualquier restaurante, gimnasio y bar.

Lo dicho, son basura criminal. Cualquier elemento que le haga daño a un niño merece el peor de los castigos.

Philip se refería a la obligatoriedad que existe en San Francisco de mostrar el pasaporte COVID para mayores de 12 años en eventos en interiores con más de 1.000 personas y para entrar a cualquier restaurante, gimnasio y bar.

Lo dicho, son basura criminal. Cualquier elemento que le haga daño a un niño merece el peor de los castigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar