fbpx
sábado, mayo 18, 2024
ColumnasVeracruz

La piedra en el zapato, azote de huleras y culebros.

De los desperfilados.

 

 

Por Manuel Ábrego.

    En una o dos dependencias del Gobierno del estado que operan en Tres Valles, vemos con profunda sorpresa que las ocuparon mortales que jamás imaginamos que tuvieran el perfil para dirigirlas.

    Podríamos hablar de Currículum, denme la razón, pero nadie se preocupó por ver si existía, lo que los iguala con un servidor, que ya no me preocupo de dicho aspecto, porque a mi edad nadie me daría trabajo…a menos que se fijaran los del Gobierno estatal en que no tengo el perfil.

    Vamos a ver si el Divino Maestro ilumina con Su sabiduría a esos mortales, para que vean que hace falta algo más que la amistad azul para dirigir una dependencia en la cual lo que Dios no da, el panismo no lo presta, dan las gracias y toman las de Villadiego. O sea, que por dignidad renuncien.

    No damos los nombres de esas oficinas, porque me expongo a que un día me paren en la calle por no traer mis placas, las que no me he puesto desde que los dientes se fugaron, o por no traer traje de Marino me llamen la atención.

    Claro, con una llamada Mejorada por el carisma natural, aunque haya Hoyos, perdón, lagunas en mi información. Y no es que estemos en contra de que la gente se gane un dinerito fácil trabajando para el Gobierno del estado, sino que al vivir aquí desde hace cuarenta y tres años, pensamos en Tres Valles.

     Y Tres Valles será el primer perjudicado por esos hechos, pues si algo hace falta en este pedazo de México, es personal capacitado para conducir una o dos dependencias que influyen en la vida de vecinos, avecindados y visitantes de Tres Valles, adolescentes o adultos.

     Parece mentira, pero algunas ocupaciones oficiales deben ser de carrera, la cual desde luego, incluye la práctica diaria y el contacto con el Pueblo. De ahí sale la invaluable experiencia que bien aplicada  beneficia a la Ciudadanía. Pero en fin, estamos en México y ni modo que nos suicidemos.

    ¡En la torre!, dijo el buitre y siguió bailando, pero al ritmo de: “Háblame de perfil, por razones obvias”.

NOTA: Continuamos pidiendo al Supremo Hacedor por la salud del papá del Dr. José Manuel Díaz Rodríguez, nuestro presidente municipal. Éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar