lunes, julio 22, 2024
Columnas

La austeridad que se nos fue

Calor Político, por las voces ciudadanas…

 

*Y la austeridad apá.

*Paco Niño el toro lechero.

*Se enojo el gato.

 

Apenas terminó la campaña y con ello finalizó  la austeridad para muchos que proclamaron que llevarían una gestión sin el despilfarro de recursos que en otros gobiernos así se hacía, es más;  hicieron recortes por todos lados, pero para dejar fuera a quienes consideraron en ese momento sus principales  rivales políticos.

Y así por ejemplo la austeridad republicana alcanzó a algunos servidores públicos de Oaxaca que viajaron a Tijuana para respaldar a su jefe máximo en la política nacional, en un ejercicio pleno de esos que llaman la atención del que seguramente terminarán diciendo que fue por el bien del pueblo.

Es más ni discutir con ellos sobre el tema de lo gastado, porque al final de cuentas tendrán el mejor pretexto para decir que lo hicieron con su dinero, el cual es sabido por todos, se paga con fondos derivados de los impuestos de cada mexicano.

Pero eso sí, la austeridad republicana es solo para quienes no están en el poder, pues acá afuera el precio de la gasolina sigue sin bajar y la canasta básica continua en la misma situación en medio de una carestía que cada día agobia a las familias por los bajos salarios con los que sobreviven y con el sabor de decir todos los días que el dinero no alcanza.

Aunque diputados, alcaldes y hasta gobernadores hayan viajado a la frontera de nuestro país para respaldar a su jefe máximo, sin el menor pretexto o recato para no estar presentes.  Ay ajá…

En Liconsa

No cabe duda que don Gustavo Bravo sigue teniendo las buenas relaciones en el poder y más desde el altiplano desde donde nos confirman vino el nombramiento de Francisco Niño, que en la administración pasada fue conocido como el «Niño incomodo», sin embargo en esta ocasión estará al frente de la gerencia de Liconsa en el nuevo centro de acopio para Loma Bonita y Tuxtepec.

Lo cierto nos comentan que su nombramiento dejó molesto a varios morenos, que tenían la intención de tomar las riendas de un cargo como el que le fue asignado al perredista, que ahora hasta lo llaman «El toro lechero», pues les ganó el puesto  sin hacer mucho ruido.  Paaa….

El berrinche

El que desató las redes sociales en las últimas horas fue el diputado local del PRI, Gustavo Díaz Sánchez que se le fue con todo al Gobernador del Estado al señalar que se encontraba encabronado y que no estaba de acuerdo con el cambio en SEDAPA donde fue colocada Sofía Castro en sustitución de Carlos Grau.

El berrinche del legislador solo se quedó en el vídeo y en las publicaciones en medios digitales y redes sociales, ya que la convocatoria que hizo de tomar la dependencia no se llevó a cabo.

Sofía Castro, nos confirman representa ese pasado vinculado a actos de corrupción del viejo PRI, pero que ahora vuelve a tomar nuevos aires al frente de este organismo que parte y reparte el pastel de los recursos para el campo, lo que seguramente no le gustó mucho al oriundo de Cosolapa.

Hasta donde se sabe el nombramiento de Sofía es meramente político, es decir tendrá la encomienda de operar políticamente desde SEDAPA los apoyos del campo, con miras a la elección intermedia que se aproxima.