fbpx
martes, abril 16, 2024
Tecnología

FGR detecta red de empresas fantasma en caso Pegasus; hoy se dicta sentencia

Se dará a conocer en breve si Juan Carlos García Rivera, el exempleado del Grupo KBH es responsable de este delito

El juicio contra Juan Carlos García Rivera, el exempleado del Grupo KBH acusado de intervenir comunicaciones con el software Pegasus, concluyó la madrugada de este viernes con el planteamiento de que el acusado es un chivo expiatorio y que no tenía un interés personal para “espiar” a miembros de la prensa.

A las 16:00 horas de este viernes se le dictará sentencia a García Rivera y el juez Luis Benítez Alcántara determinará si la Fiscalía General de la República (FGR) logró acreditar su responsabilidad en el delito de intervención de comunicaciones privadas, pues se pidió para él una condena de 16 años de cárcel porque la víctima es una periodista.

Se vulneraron las comunicaciones de diversos periodistas y empresarios. FOTO: Archivo.

Habría un propósito económico detrás del espionaje

La audiencia, que concluyó la madrugada de este viernes, se realizó en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur y durante casi ocho horas se escucharon los alegatos finales de la Fiscalía, la defensa y de la asesoría jurídica de la víctima.https://d-13689755944241391412.ampproject.net/2312191621000/frame.html

El primero en hablar fue el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, quien dijo que el acusado no tenía un interés personal para intervenir el teléfono de la periodista y no fue el autor intelectual, pero el dueño de KBH, Uri Emmanuel Ansbacher, sí tenía un propósito económico y era el que ordenaba a quién se debía espiar.

Destacó que la FGR acreditó con las pruebas aportadas que se intervino comunicaciones de un teléfono celular con este sistema entre 2015 y 2016 derivado de la publicación del reportaje La Casa Blanca y otros casos de corrupción en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Se escucharon comunicaciones privadas de diversas personas. FOTO: Archivo.

“El uso ilegal e indiscriminado de este sistema vulneró la vida de la víctima y su familia”, enfatizó el fiscal.

Aseguró que las pruebas contra García Rivera son indiciarias y pidió que se le dicte sentencia condenatoria para que se permita a la sociedad mexicana dejar de ver a Pegasus como sinónimo de impunidad.

“Pegasus ya es sinónimo de espionaje”, destacó el fiscal.

Con el caso Pegasus, la Fiscalía detectó una red de empresas fachada y prestanombres

El fiscal aseguró que KBH era un grupo corporativo de empresas que actuaban mediante prestanombres y operaban desde un inmueble en Avenida Ejército Nacional, en la Ciudad de México, pero declaraban otros domicilios inexistentes.

Incluso, dijo que estas personas ya están señaladas por otros delitos. Sánchez Pérez del Pozo hizo referencia al cateo que se realizó en 2019 en la empresa KBH, cuatro años después de que se interviniera el teléfono, en el que se encontró equipo de espionaje.

Samuel Ibarra, abogado de García Rivera, señaló que su cliente es un chivo expiatorio y que la FGR no pudo acreditar la intervención telefónica contra la periodista ni que ésta se realizara con Pegasus ni por el acusado.

El juez decidirá si se da una pena de 16 años al señalado. FOTO: Archivo. 

Además, criticó que gran parte de la teoría del caso de la Fiscalía esté basada en las declaraciones del testigo protegido Zeus, quien estaba resentido porque lo despidieron de la empresa y tenía “sed de venganza” contra “el corporativo diabólico”, como calificó el litigante a la supuesta red de empresas a la que hizo referencia la FGR.

“No se pudo acreditar con evidencia científica la intervención en el teléfono de la hoy víctima ni que hubiera sido con Pegasus, ni que hubiera sido realizada por Juan Carlos García Rivera… no hay nadie que dijera ‘yo vi que Juan Carlos García Rivera intervino el teléfono de la periodista’”, destacó el abogado.

Ibarra señaló además la falta de cadena de custodia del teléfono, pues el aparato estuvo en Canadá con Citizen Lab y después en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar