ENTRE MIXTLA Y CELESTINO,, LA JUSTICIA EN VERACRUZ

EN LA MIRA
SILVERIO QUEVEDO ELOX

Existen dos hechos sobresalientes en los últimos días que pueden terminar de comprometer más la gestión de su titular Jorge Winkler Ortiz o en su caso, representar sus salvavidas. Dos temas que pueden marcar el futuro de su administración al frente de la Fiscalía y ganar bonos para permanecer sin ser molestado, que evidencien una zozobra en el área, una especie de inseguridad al interior de la misma.
O endereza la barca para responder a los ciudadanos, a quienes se debe sin duda desde sus orígenes este organismo, o tendrá mayor presión por la serie de acontecimientos, como los dos temas de análisis inmediato.
Se trata pues, de los casos de Mixtla de Altamirano, el asesinato de la acaldesa. Maricela Vallejo, ocurrido el miércoles 24 de abril y la ejecución también, del periodista, Celestino Rodríguez Ruiz en Actopan apenas a inicio de este mes.
De todo lo que había venido aconteciendo, al menos hasta este fin de semana parecía haber mermado la estéril confrontación entre el poder ejecutivo y la fiscalía del Estado, una vez que se apreció menor intensidad en e l intercambio de misiles entre ambos entes de la vida pública en la entidad.
Y es que en medio de ese escenario salta la pregunta de hasta donde le conviene al Fiscal General, mantener ese choque abierto contra Seguridad Pública o los funcionarios estatales, contra los que una y otra vez, se engancha el abogado.
Pero el cuestionamiento debe ir más allá. Hasta dónde le conviene al estado y a los veracruzanos que esta controversia prevalezca. Seguro que a nadie beneficia pero a quien menos le conviene, es al yunista, responsable de la aplicación de la Justicia, siendo que está inmerso en un ambiente de múltiples y graves acusaciones que no vienen de cualquier persona, sino del gobernador y en otras tantas, ya incontables, del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, en torno a sus presuntos múltiples vínculos con la delincuencia.
También los frentes de batallas abiertos con seguridad pública y concretamente con la fuerza civil, que al final forman parte de la columna vertebral del gobierno estatal, lo tienen ocupado.
Y es que la relación la ha ido tensando, pues se ha confrontado incluso abiertamente con ésta, como el caso donde se acusaba a dicha corporación en Ursulo Galván de una presunta ejecución luego que uno de los detenidos apareció muerto, evento al que al parecer el fiscal le ha dado el carpetazo o frenado.
Sin duda que los ataques se continuaron agudizando cuando trascendió que el fiscal se fue de vacaciones, y ser exhibido en la segunda quincena de julio de que paseaba por el norte del continente, incluso con numero de vuelo y demás, pareció entonces venir un silencio, una tregua mutua.
En medio de esto, se registró el asesinato del periodista Celestino Rodríguez Ruiz en Actopan el 2 de agosto, y el 6 de agosto se dirigió a los medios de comunicación, tras entrevistarse con la familia.
“Se investigará a quien se deba investigar por el asesinato del reportero Jorge Celestino Ruiz Vázquez, en Actopan”, y entonces advirtió que se citó a personas con indicio de señalamientos, se hicieron 38 actos de investigación para saber qué pasó con la amenaza de daños y homicidio. 
Y volvió a arremeter contra el sistema estatal al señalar que había una orden ministerial de otorgarle medidas de protección al reportero, reiteradamente se emitieron para que se cumplieran, pero 15 días antes de su muerte le fueron suspendidas, al referirse a Seguridad Pública nuevamente.

PIERDE CREDIBILIDAD

El desenlace este domingo de una de las aristas en las indagatorias sobre el homicidio de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, municipio de la sierra de Zongolica, no es lo más afortunado para el organismo de procuración de Justicia.
Que la orden de aprehensión que agentes ministeriales pretendían cumplir sobre el ex comandante de la policía municipal de ese lugar, Primitivo Islas haya terminado con el supuesto suicidio de éste como da cuenta el comunicado de la Fiscalía llama mucho la atención.
Y es que lo maneja además como el probable responsable de la muerte de la presidenta municipal, lo que seguramente va a dar mucho de que hablar, y será oro molido para quienes cuestionan el proceder de Winckler.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar