El Diputado mariachi, sin fuero, va a juicio político

No hay plazo que no se venza ni fecha que no se llegue. El Congreso local determinó, en Sesión Extraordinaria celebrada este miércoles, que el diputado Erik Iván Aguilar López sea sujeto a un proceso de juicio de procedencia, a solicitud de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción por presuntos delitos de resistencia de particulares y ejercicio indebido del servicio público.

Luego de la emisión de dicha solicitud, el 16 de enero pasado, y la emisión del dictamen correspondiente por parte de la Comisión Instructora, el 21 de febrero, de acuerdo con el Artículo 21 de la Ley Juicio Político y Declaración de Procedencia, 00 votos fueron suficientes para mandar al “Diputado mariachi” ante la justicia.

Este hombre de excesos, más recordado por haber llegado a la sede del Congreso, el 5 de noviembre de 2018, vestido de mariachi, micrófono en mano, acompañado por un grupo de músicos vernáculos, dando rienda suelta a su complejo de cantante folclórico, se dio a conocer más por su falta de cordura y madurez e indefinición política que por su trabajo legislativo.

Luego de buscar refugio en la bancada panista, el emanado de las filas del Partido del Trabajo y después declarado independiente ahora tendrá que hacer frente a diversas acusaciones de las que quién sabe cómo vaya a salir, luego de que ordenara y encabezara la manipulación y sustracción del cuerpo de un hombre muerto en un accidente automovilístico.

El hoy occiso viajaba a bordo de una motocicleta cuando fue arrollado por una camioneta. Se trató, pues, de un homicidio imprudencial, por lo que debía realizarse la autopsia de ley; sin embargo, el representante del Distrito VIII de Misantla, que protestó guardar y hacer guardar la legislación federal y local, ordenó llevarse el cuerpo de la de la Clínica del IMSS en el municipio de Alto Lucero.

Preocupante y vergonzoso ver y oír a un representante popular, sobrado, irreflexivo y amenazante, decir: “A la Fiscal me la como yo en tacos” cuando se le advirtió que no podía contravenir lo dispuesto en la ley. “¡Vamos a llevarnos el cuerpo! ¡Que nos detengan a todos!”, espetó haciendo alarde de omnipotencia e ilusoria inmunidad.

El grado de frivolidad y soberbia del Diputado es insultante, no es cosa menor. Se evidencia, toma niveles peligrosos y se traduce en el desprecio a la ley y el desafío a las autoridades, por considerarlas poca cosa, por colocarse encima de ellas, y derivar en acciones violatorias de la ley, que lo han llevado a perder la cabeza y el fuero y ponerlo ante la justicia como presunto delincuente.

Un recurso digno de alguien sin estatura política es la victimización, el declararse perseguido o mártir a causa de la defensa del pueblo. Seguir cavando en el pozo de la abyección. Una pena que un hombre que no llega aún a los 30 años inicie su carrera política de esta manera y que, a unos meses de haber asumido su primer cargo público, pase a formar parte del basurero de la historia política de Veracruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar