Comunidades serranas del Volcán de Santa Martha enfrentan desabasto de maíz desde hace tres semanas

• Diconsa no se ha surtido el grano a las tiendas comunitarias; en Mecayapan son unas 13 mil familias las afectadas por la falta de maíz: Petra González.

Irineo Pérez Melo.- Sin mediar ninguna explicación, mucho menos una justificación oficial, desde hace tres semanas se enfrenta un desabasto de maíz en las tiendas comunitarias de Diconsa que se ubican en la zona serrana del Volcán de Santa Martha, al sur del estado de Veracruz.
Petra González Cruz, integrante del Comité Municipal del Movimiento Antorchista Nacional en Mecayapan, dio a conocer que tan solo en este municipio viven unos 13 mil habitantes que resultan afectados por el desabasto del cereal.
El problema, dijo, al parecer no solo es de esta región, sino de todo el estado y a lo mejor de todo el país, pues lo que se siembra no es suficiente para abastecer la demanda de todos nosotros.
Consideró que la situación se ha agravado por los recortes presupuestales que ha sido víctima el sector agropecuario por el gobierno de la cuarta trasformación, trayendo consigo que en este año la producción de maíz en nuestro país no superará las 24 millones de toneladas, cifra menor a la prevista por el gobierno federal.
“En lugar de apoyar a los productores de básicos nacionales, se le está apostando más a la importación de granos, entre ellos el maíz, que es la que comercializa Diconsa y que propicia que diariamente la población indígena de Mecayapan acuda a las tiendas comunitarias para obtener, al menos, unos cuantos kilogramos del grano para medio comer”.
Así se ha vivido las últimas tres semanas, haciendo largas filas hombres y mujeres en las afueras de las tiendas comunitarias de Diconsa, exponiéndose a las inclemencias del tiempo para conseguir un poco de maíz, pero desde hace tres semanas que la paraestatal no abastece del producto.
“Preferimos comprarlo aquí en la tienda comunitaria porque el precio es más bajo. Vienen de fuera comerciantes en sus camionetas a vendernos y nos dan la ‘costalía’ de maíz (de 50 kilogramos) en $500.00, pero ni siquiera está bien pesada, porque a veces son de 45 ó 47 kilogramos y nos la vendes como si tuvieran los 50 kilogramos”, añade la dirigente social.
Por ello, dijo, desde hace tres semanas la gente se forma para que en cuanto llegue el producto a la tienda, poder comprar algo para mitigar el hambre que ya se siente en la comunidad, porque nadie ayuda a los pobres, sólo acuden a nuestras localidades cuando requieren de nuestro voto y de ahí se olvidan.
Recuerda que en años anteriores esta región era una gran productora de maíz y satisfacía la demanda regional, pero en los últimos tres años, cientos de hectáreas de cultivo de maíz ahora están yermas y abandonadas, porque sus propietarios no tienen recursos para continuar sembrando y prefieren emigrar hacia otras entidades o fuera del país a fin de tener algo para el sustento de sus familias.
Mientras tanto, dice por último, los que nos quedamos en nuestras casas tenemos que padecer esta situación, hacer filas y filas en espera de que el producto llegue y tener al menos un poco de maíz para medio comer y con la esperanza de que las autoridades de los tres niveles de gobierno, centren su atención en que se debe fortalecer al campo nacional para producir, aunque sea para el consumo interno, pero que se siembren alimentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar