fbpx
martes, mayo 21, 2024
ColumnasPolitica

Truena iglesia contra Yunes Márquez

En La Mira

Por Silverio Quevedo


Por tratarse de una figura de alto rango, con la jerarquía en la Iglesia católica, como lo es ser Obispo de la Diócesis de Veracruz, las declaraciones de Carlos Briseño Arch en torno a la situación caótica del gobierno municipal en Veracruz puerto y al manejo de la crisis sanitaria por el Coronavirus, pero se le adicionan además las que tienen que ver con la inseguridad que se está viviendo en la ciudad, y por ello sus dichos causaron revuelo durante este inicio de semana.Y es que no tan solo se trata de la confrontación política que ha encabezado el hijo del ex gobernador, el también ex senador, Fernando Yunes Márquez, actual presidente municipal porteño, sino de la apatía y mano suave y permisiva que ha mostrado en torno a la emergencia sanitaria que se vive en México por la pandemia que flagela a la humanidad y que ha causado más de 120 mil muertos.De esta forma es evidente que las relaciones públicas del  munícipe Yunes Márquez con una parte de los poderes fácticos están fallando en plena pandemia por el Covid-19 cuando más se requiere de unidad.Y es que ya señalábamos en una entrega anterior que el edil no trae “química” con el Obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch, quien había prácticamente reprobado el manejo de la contingencia sanitaria en el primer municipio de América. Lo hizo en reunión privada donde elogió las acciones del homólogo de éste en Boca del Río, Humberto Alonso Morelli pero reprobó enérgicamente las del miembro del clan azul.En una reunión con el clero el prelado porteño fue preciso al criticar a Yunes Márquez por el manejo de las playas y por su postura de confrontación con el gobierno estatal cuando recibió al igual que otros ediles un oficio del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, donde se le exhortaba a adoptar las medidas dictadas por el Consejo de Salubridad General y el Consejo Estatal de Salud.En aquella ocasión el hijo del ex gobernador veracruzano filtró el documento a la prensa para buscar victimizarse y para sacar “raja política” en estos momentos complicados para todo México, lo cual fue mal visto por el obispo.Pero los señalamientos no quedaron ahí, pues  el Monseñor Carlos Briseño  apenas ayer alertó de actos delictivos en diversos puntos de la ciudad, incluso en el centro donde la ausencia de efectivos municipales deja la puerta abierta a los delincuentes.El prelado levantó la voz, en nombre de la ciudadanía, para pedir “que la autoridad municipal ponga de su parte”.Y de esa manera puso “bajo la lupa” el desempeño de la Policía Municipal que autorizó crear el entonces gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares a su hijo Fernando Yunes en noviembre de 2018.De manera que el presidente municipal del puerto jarocho de a poco se va quedando solo, pues está peleado con la Federación y el Estado así como también se ha empeñado en traer a los “Santos de espalda” y cerrarse las puertas del cielo. Y es que no ha hecho valer la presencia de la Policía Municipal a su cargo, lo que ha provocado el reclamo del representante de la Iglesia al gobierno panista que enumeró los hechos delictivos como si llevara una bitácora propia. Enlistó un asalto a una librería, otro negocio y a peatones.Como gobernador Miguel Ángel Yunes le concedió a su hijo Fernando Yunes la municipalización de la corporación policiaca. En noviembre de 2018, realizó la presentación de la Policía Municipal y recibió por parte del gobierno estatal el mando y control de Tránsito y Vialidad en el municipio.En noviembre de 2019, Fernando Yunes realizó la entrega de 4 patrullas equipadas con balizamiento, para lo cual invirtió 3 millones 200 mil pesos, lo que equivale a 800 mil pesos por cada vehículo, a través del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg 2019). Recursos cuyo beneficio no se vieron por ningún lado, incluso ahora cuando los atracos no dan tregua.Tal parece que nada de eso ha sido suficiente para hacer sentir la seguridad, por el contrario, las quejas cotidianas son del incremento de la ola delictiva, en tanto la gente tiene que soportar además el miedo ante la epidemia y por si fuera poco de la delincuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar