fbpx
miércoles, abril 24, 2024
Nacional

Mientras que el Osito Bimbo se aferra a ‘vivir’, nuevo etiquetado ya costó 15 mil mdp a empresas

La primera fase del etiquetado de alimentos con octógonos de advertencia negros, que entró en vigor desde el pasado 1 de diciembre, implicó una inversión de 15 mil millones de pesos para los productores de alimentos y bebidas en el país, 150 por ciento más que los 6 mil millones de pesos previstos por la industria originalmente.

“El estimado del costo de la primera etapa fue de 15 mil millones de pesos, si eso quisiéramos verlo con lo que viene de abril de quitar los personajes son más de miles de millones de pesos perdidos y echados a la basura por una ideología mal entendida”, lamentó Raúl Riquelme, vicepresidente nacional de Enlace Legislativo de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).PUBLICIDAD

A partir del próximo 1 de abril, empresas como Kellogg’s, Bimbo y Sabritas tendrán que decirle adiós a personajes como el Tigre Toño, Gansito, Chester Chetos, el elefante Melvin, El Negrito y demás licencias de dibujos animados y deportistas en sus empaques, lo que podría ocasionar una caída en ventas de hasta el 30 por ciento.

“Vas a matar al Osito Bimbo, al Tigre Toño y al Pancho Pantera, en estos productos de consumo la influencia del empaque es hasta un 30 por ciento la decisión de compra”, advirtió César Enríquez Morán, director de la Asociación Americana de Marketing (AMA, por sus siglas en inglés).

Agregó que si se caen las ventas de los productores en ese mismo porcentaje se incrementará de precio al consumidor, “porque las empresas no están dispuestas a tirar dinero”, alertó.

En promedio, se calcula que el 45 por ciento de los consumidores siguen con sus hábitos normales de compra, pese a que los productos tengan de uno a más sellos; antes de la implementación la intención de continuar las compras de productos con advertencia era del 15.75 por ciento, de acuerdo con una encuesta de Kantar. 

“Esperábamos impactos importantes que al final no los terminamos viendo, creemos que el consumidor mexicano vio tantos sellos que realmente no hubo una oportunidad de discernir o tomar una elección”, explicó Adrián Ávalos, gerente de estudios especiales de la división Worldpanel de Kantar México.

El costo de inversión por nuevo empaque va de los dos a los 20 pesos, debido a que se incluye la reimpresión, colocarle solo una etiqueta, o bien, hacer rediseños que mantienen la esencia del producto, explicó Cynthia Díaz, coordinadora de calidad en OCA Global, una firma especializada en inspección y certificación.

Te puede interesar: COVID-19 y tipo de cambio ‘empujaron’ carrito de Chedraui: su flujo crece 20.4% en 4T20

Les advierten más, pero no hay cambios en el consumo

A tres meses de la entrada en vigor el 1 de diciembre del etiquetado de advertencia en los alimentos y bebidas con alto contenido calórico, de azúcares, grasas o sodio, cuatro de cada 10 consumidores respondieron que no cambiaron sus hábitos de alimentación, como las autoridades de salud esperaban y las empresas temían.

Al final nueve de cada 10 productos terminaron con al menos uno de los sellos o leyendas de alerta por edulcorantes estipuladas en la NOM-051 de la Ley general de Salud.

Con lo anterior, se estima que estos productos representan el 60 por ciento del valor de ventas de los canales de autoservicio, según datos de Nielsen. 

Los expertos reconocieron que el comportamiento del consumidor durante el 2020 fue atípico, con sobrecompras entre marzo y abril con el despunte de la pandemia del coronavirus, para que en los meses siguientes las compras se concentrarán en faltantes y de menor volumen.

“Hubo un cambio extraordinario de demanda de producto alimenticio que se concentró en el primer trimestre, y después las caídas no van relacionadas al etiquetado, se dio porque hubo exceso de inventario”, dijo Rolando Contreras, director para abarrotes en ISCAM, consultora que mide el canal de mayoreo.

Las frituras, como Sabritas y Barcel, cayeron en su volumen de ventas desde marzo, y en el valor desde abril, no han regresado a terreno positivo desde entonces, y concluyeron el año con una contracción anual del 3.8 por ciento en el valor de ventas y 10.2 por ciento en el volumen.

“Sobre el impacto de nuevos hábitos de movilidad en los bocadillos, diría que hemos perdido un gran volumen de ganancias. México, al comienzo de la pandemia, sufrimos un poco, ojalá veamos un desempeño mucho mejor este año en términos absolutos”, expresó en conferencia con analistas Ramón Laguarta, director general de PepsiCo.

Nielsen IQ Scantracck consideró que categorías que no estuvieron altamente selladas, aceleraron su ritmo de crecimiento, pasando de 11 a 13 por ciento, en el mismo comparativo.

“Creemos que todavía es muy pronto para afirmar que no habrá afectación, hay que considerar que ya empezamos a ver desde diciembre que ciertos personajes están desapareciendo”, refirió Ávalos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar