fbpx
miércoles, abril 24, 2024
PoliticaVeracruz

La piedra en el zapato, azote de huleras y culebros. Del Chapultepec tresvallense.


Por Manuel Ábrego.
Suena raro, pero hay un Chapultepec tresvallense. No es único, y si hemos de creer las notas que hablan de otros municipios en Veracruz o en todo el País, abundan los Cerros del Chapulín. O sea, Chapultepec.
Comentábamos hace días que el Poder es atractivo, incluso en México para algunos mortales si se tiene dinero y no poder, la vida no vale nada. Entonces hay que tener poder.
Hoy, la diversidad de partidos antiguos, partidos recientes y partidos de la hora undécima, le da a cualquier mortal la opción de apuntarse para una candidatura, o al menos de proclamarse Mesías, incluso con faldas, para que si no se gana, al menos los ganadores les tengan como acreedores políticos.
Y aparte de su chapulinismo nato, recurren a todos los recursos: denigrar a los que aún gobiernan, prometer hasta lo imposible, retar a debates, jurar que traerán la sanidad oficial y burocrática a Tres Valles, y ayudados por otros sostener que tienen un peso político, apoyado mayormente en dádivas.
Quizás el susodicho “peso político” sea el argumento más duro de mantener ante personajes que aparte de haber tenido por años un medio honesto de vivir, a la hora de las actividades políticas echan toda la carne al asador, con el apoyo del mejor argumento: el poder económico.
“Político pobre, pobre político” repetía Rodrigo Reyes, si bien la frase no fue de él, pero la gracia con la que la pronunciaba hacía que se le tomara como una sentencia de algún filósofo griego.
Han llegado a decir que “En Tres Valles, éste es el año de la mujer”, sin ver que siempre lo ha sido, pues aquí han pasado la Ingeniero Alicia del Carmen Carballo Valdés; maestra Helen Beatriz Fernández López; Dra. Adriana Leal Zataráin; María del Carmen Ávila Pulido; Profra. Isabel Marquina Salomón.
Maestra María de Lourdes Mejía Mandujano; ha habido comisariadas ejidales; agentes municipales; empresarias de todos tamaños; licenciadas, en fin, mujeres con alguna profesión o arte del cual viven o han vivido. Y hasta retan a los hombres: “Tú con tu arte y yo con mi arte”.
Hemos mencionado a muy pocas, a algunas les ha quedado chico Tres Valles y se desenvuelven, profesionalmente hablando, en otras ciudades. Y no es que falten, no, llegarán poco a poco a sobresalir, si bien ahora no es que sean malas vejigas, sino que están mal infladas.
Pero en fin, si los acontecimientos siguen desarrollándose como hasta ahora, con tantos candidatos podría ser que la boleta electoral pareciera almanaque, y es más, hasta se le podría agregar una nota: “Si no vota por ninguno de éstos, pase a la segunda página”.
¡En la torre!, dijo el buitre y siguió bailando, pero al ritmo de: “Mujer, si puedes tú con Dios votar”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar