fbpx
jueves, febrero 22, 2024
ColumnasPolitica

El poder: silencio – persecución – culpa

El poder económico-empresarial y político-electoral tienen en común tres elementos en su uso y usufructo

El poder económico-empresarial y político-electoral tienen en común tres elementos en su uso y usufructo: vencer al competidor o rival en cada momento, no solo en el poder de mercado o momento electoral; una vez que se tiene el poder, usarlo para mantener suficientemente vivo al competidor para que respire, pero no para que nos gane en la carrera; y tercero, la estrategia de relaciones públicas – comunicación estratégica o de clientelismo político. Percepciones.

El segundo, marca la diferencia en la capacidad para influir en la agenda público-mediática, en las decisiones administrativas del gobierno y en el proceso legislativo: percepciones en acción.

El gobierno ejecuta bajo el pretexto del “mandato electoral” y la “voz del pueblo”; el poder económico cabildeaba, sí, en pasado, en pro del crecimiento y desarrollo económico. “La puerca torció el rabo” cuando el debate público y opinión de los privados se entendió como imposición y/o cuando la “razón moral” obvió los argumentos del otro

El proceso de alternancia política que traicionaron un amplio espectro de quienes se hicieron llamar priístas y panistas bajo el pretexto “es negocio, no corrupción”, trajo consigo, desde la segunda mitad del sexenio de Ernesto Zedillo y especialmente con el triunfo de Vicente Fox una posibilidad añorada: construir una agenda pública que hiciera pesos y contra pesos a la voz de uno.  

Así, la añoranza de ese pasado influyó en dos elecciones: Enrique Peña Nieto bajo la bandera del futuro prometido, y, Andrés Manuel López Obrador, el ocaso de la corrupción.

Habrá quien se ofenda con la comparación, pero el resultado electoral, no el estilo de gobernar, lo confirman. El pasado como denominador común y ahora como obsesión.

¿En dónde radica la diferencia? El primero abusó de las herramientas de la comunicación estratégica: no todo es un spot y pauta en redes sociales; y el segundo lo hace del clientelismo político y la imposición de una agenda mediática.

Las consecuencias las vemos hoy, pero sobre todo se tendrán que soportar en los años por venir. En lo inmediato, velar por el sueño y el humor de uno, ha influido a tal grado que es el eje de políticas de comunicación de empresas y corporativos nacionales y globales no solo de los sectores sensibles para las políticas del gobierno votado por un amplio porcentaje de los ciudadanos, sino para todos quienes, poco o mucho, contribuimos en el crecimiento económico.

Ricardo Anaya juega a la política hablando de exilio ante la persecución. Empresas e individuos lo hacen en sus expresiones, formas de comunicar, políticas de comunicación y mensajes que emiten y callan, por su seguridad personal y corporativa. Nadie lo acepta, pero no hablar, también es dar mensajes.

El miedo a la persecución pública ha construido héroes encarcelados o muertos. No se le desea “ni” a tu peor enemigo y tener enemigos no es cristiano.

El callar por conveniencia tiene dos orígenes: silencio por conveniencia presente o futura, aunque también es una forma de mentir. La apuesta corporativa por un presente político pasajero condena tanto como políticas que pervierten el mercado, callan a los medios y confunden, por esperanza a los ciudadanos.

El compromiso de las empresas con la sociedad va más allá de las políticas de donativos y respeto a normas, el compromiso está con los valores de verdad. Un principio para integrar a sus políticas Ambientales, Sociales y de Gobierno (ASG).

En el barco, estamos todos. Mientras las explosiones petroleras truenan, por un lado, el silencio de otros choca con el iceberg. La culpa es compartida.

POR ÓSCAR SANDOVAL SAENZ
CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT
OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM
@OSANDOVALSAENZ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar