fbpx
jueves, mayo 30, 2024
ColumnasTres Valles

Del País Rehén

La piedra en el zapato, azote de huleras y culebros.

Por Manuel Ábrego.


El diecisiete de octubre quedará marcado en la Historia como el día en que México se convirtió en rehén de la delincuencia organizada. Ese día el Gobierno demostró de qué está hecho. La tan cacareada Guardia Nacional sirvió para lo que se le unta al queso.
Ni se diga del servicio de Inteligencia, o de las tácticas y estrategias, no las hubo. Estábamos mejor cuando había Estado Mayor, que por cierto para un general que había ido a capacitarse, era un orgullo agregar a su rango las iniciales DEM, Diplomado de Estado Mayor.
Hoy, el presidente López Obrador ha minimizado al Ejército y a la Marina, con la creación de la Guardia Nacional y con la prohibición de defenderse. El día de ayer fue significativo ver en un camión de tres toneladas una enorme ametralladora pesada montada para pelear.
No para combatir en defensa de la Patria, sino para pegarle a la legalidad, en ese momento representada por las Fuerzas Armadas. Nos preguntamos si la mamacita de algún malandrín le compraría la ametralladora, para entonces ir a decirle que ya no lo vuelva a hacer. Decirlo con amor, claro.
No tenemos rumbo en México, a menos que lo dicte la delincuencia, pues si esperamos que el gobierno nos dé indicaciones, la cuarta transformación se va a convertir en la Cuarta Condenación.
Reiteramos: Antonio López de Santa Anna hizo la Primera Transformación, dejó a México más chico; el señor general Porfirio Díaz Mori hizo la Segunda, inició al País en el progreso; Victoriano Huerta hizo la Tercera, y ahora se cacarea la Cuarta. De la Primera a la Tercera todos fueron dictadores.
¿Quién hace hoy la Cuarta Transformación, la delincuencia o un futuro dictador? ¡En la torre!, dijo el buitre y siguió bailando, pero al ritmo de: “Transfórmame, como transformas tú”.
La piedra en el zapato, azote de huleras y culebros.
Del País rehén.
Por Manuel Ábrego.
El diecisiete de octubre quedará marcado en la Historia como el día en que México se convirtió en rehén de la delincuencia organizada. Ese día el Gobierno demostró de qué está hecho. La tan cacareada Guardia Nacional sirvió para lo que se le unta al queso.
Ni se diga del servicio de Inteligencia, o de las tácticas y estrategias, no las hubo. Estábamos mejor cuando había Estado Mayor, que por cierto para un general que había ido a capacitarse, era un orgullo agregar a su rango las iniciales DEM, Diplomado de Estado Mayor.
Hoy, el presidente López Obrador ha minimizado al Ejército y a la Marina, con la creación de la Guardia Nacional y con la prohibición de defenderse. El día de ayer fue significativo ver en un camión de tres toneladas una enorme ametralladora pesada montada para pelear.
No para combatir en defensa de la Patria, sino para pegarle a la legalidad, en ese momento representada por las Fuerzas Armadas. Nos preguntamos si la mamacita de algún malandrín le compraría la ametralladora, para entonces ir a decirle que ya no lo vuelva a hacer. Decirlo con amor, claro.
No tenemos rumbo en México, a menos que lo dicte la delincuencia, pues si esperamos que el gobierno nos dé indicaciones, la cuarta transformación se va a convertir en la Cuarta Condenación.
Reiteramos: Antonio López de Santa Anna hizo la Primera Transformación, dejó a México más chico; el señor general Porfirio Díaz Mori hizo la Segunda, inició al País en el progreso; Victoriano Huerta hizo la Tercera, y ahora se cacarea la Cuarta. De la Primera a la Tercera todos fueron dictadores.
¿Quién hace hoy la Cuarta Transformación, la delincuencia o un futuro dictador? ¡En la torre!, dijo el buitre y siguió bailando, pero al ritmo de: “Transfórmame, como transformas tú”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar