fbpx
sábado, febrero 24, 2024
Columnas

De la caravana que no se ha visto

La piedra en el zapato azote de huleras y culebros.

Por Manuel Ábrego.

Veracruz.- México se ha convertido en el País de las caravanas, si bien no solamente de migrantes o de desplazados, pues a AMLO, recién exaltado al poder, el más inesperado le hace caravanas, aún sin ser chairo.

Es la razón por la que hace falta ver una caravana que no se ha visto: la de huachicoleros o una de narcos que se le acerquen en bola, pidan perdón, juren que no lo volverán a hacer y estarán al pendiente de obtener un trabajo de sembradores o cuidadores de arbolitos.

Y es que con tantos dichos, cualquiera que no conozca México ni a los mexicanos, pensaría que con ese nuevo gobierno federal y el de Veracruz, estamos en la antesala del Paraíso, que solamente diferiría del original en que todos andaríamos vestidos, y no trataríamos directamente con Dios.

El día que el Lic. López Obrador tomo posesión de la Presidencia de la República, su discurso inicial dio la impresión de que todavía estaba en campaña, con conceptos que aparentan que estará anclado en los años sesenta en términos generales.

No dudamos de que tanto él como Cuitláhuac García Ramírez tengan buenas intenciones y les pueda la corrupción imperante en la Nación, pero, el pero que nunca falta: ¿los subordinados pensarán igual?

Porque agentes y burócratas, empleados y demás etcéteras que antes vivían de las dádivas forzadas o espontáneas, ¿renunciarán a ellas no más que porque AMLO está en contra de la corrupción? Y si descubren que un elemento a su cargo practica la corrupción, ¿habrá una sanción?

El necesario pero largo discurso del nuevo Primer Mandatario, que por cierto recordó los kilométricos discursos del hoy extinto Fidel Castro Ruz, pretendió ser un compendio de todo lo que podemos esperar del nuevo régimen, si bien en puntos se vio desconectado de la realidad nacional.

Por ejemplo, y me adhiero, un genio comentó que cargar contenedores en Salina Cruz o Coatzacoalcos, y mandarlos al otro puerto para volverlos a subir en otro barco, es más caro que dar la vuelta por el Canal de Panamá y descargarlos en una sola maniobra.

Cualquier tipo de gobierno es como un matrimonio, es más fácil llegar que mantenerse, así que esperaremos, si bien a lo mejor ésa es la razón por la que algunos chairos tresvallenses no se casan, para no verse muy forzados a luchar diariamente por mantener la unión.

Respecto a que el Ejército tiene el respaldo de la Opinión Pública, no es al ciento por ciento, más bien hay casos en que es respeto y ya, o temor, sin contar que como la Armada, es una de las fuentes de trabajo que no han dejado de contratar gente ni han hecho despidos masivos.

Por cierto, ¿podría el amable lector establecer una relación entre el aspirante que hablaba de “un complot”, o del hoy exitoso Presidente que alguna vez encabezó un “Gobierno Legítimo” y le dijo “chachalaca” a otro Presidente de la República?

¡En la torre!, dijo el buitre y siguió bailando, pero al ritmo de: “Una chacalaca pinta, / le dijo a una colorada…”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar