fbpx
martes, febrero 20, 2024
ColumnasVeracruz

ATEMORIZA POLICIA A MUJERES EN VERACRUZ Y BOCA, Y PROTESTAN

EN LA MIRA
SILVERIO QUEVEDO ELOX


Algo deben hacer las autoridades municipales para que la Policía Municipal en la conurbación obtenga mayor credibilidad entre la ciudadanía.
Y es que parece que lejos de generar confianza se está dando un detrimento en su imagen pues este 8 de Marzo además de las exigencias que son conocidas por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, las manifestantes lanzaron consignas contra los cuerpos policiacos.
En Veracruz la seguridad está a cargo de una Policía Municipal conformada, según el propio secretario de Gobierno Eric Cisneros, por apenas cien elementos, y la mayoría se dedica a cuidar a la familia en el poder. Es decir a los Yunes y en este caso, ahora a la alcaldesa, Patricia Lobeira.
A lo que el funcionario estatal se refiere es que en la nómina municipal el cuerpo policial del ayuntamiento tiene ese número de elementos y el resto, son de la Policía estatal en conjunto con la Policía Naval, es decir marinos.
Estos suman en total el grueso de la corporación que cuida a los veracruzanos en el puerto. Mientras que una situación similar ocurre en Boca del Río en cuanto a su estructura pero quizá con mayor participación del ayuntamiento boqueño, con más policías en su nómina, y mayor interés por preservar la seguridad local.
El hecho es que robos, asaltos y atracos a casa habitación son la constante y la credibilidad hacia la policía municipal se desmorona.
Llama la atención algunos hechos. Como la protesta de las mujeres durante su marcha del 8-M en donde la consigna generalizada fue entre otras, “No a la policía, me cuidan mis amigas”. Sin duda que es triste ver que las jóvenes y mujeres adultas no tienen confianza en un cuerpo de seguridad.
Pero como tenerlo si a la par este mismo martes, el periodista Rodolfo Herrera circuló su conocido artículo de opinión Vivir en el golfo con el titular “Acoso policial a la prensa. Por qué?”
Lo extraño es que ambos casos que documenta Herrera se refiere a mujeres, que al margen de su actividad periodística, fueron prácticamente sitiadas y perseguidas con autoritarismo e incluso intimidadas por la policía municipal.
Primero, Carime Totosaus, quien el domingo 6 de marzo muy temprano, se dirigía en su automóvil al punto de reunión de donde partiría un transporte para salir a una cobertura de un evento fuera de la ciudad.
En su auto, Carime fue interceptada por una patrulla de la policía, y de inmediato la intimidación, al cuestionarle sobre sus documentos, cual si fuera la autoridad de tránsito y vialidad, es decir, usurpando funciones.
Tras detectar que el carro no era propiedad de la conductora pero no ilegal, procedieron a interrogarla como si se tratara de un delincuente, y al encontrar su equipo de trabajo de una radiodifusora en cadena nacional, narra Rodolfo en su columna, le sentenciaron: “eso no te salvaría de algo ilegal”. Luego le preguntaron a qué evento se dirigía a trabajar y sobre todo, de qué partido, que porque eso era importante.
Ya vulnerada comenzó a defenderse la compañera, al señalarles que ellos no eran autoridad. Si había alguna infracción de tránsito deberían llamar a la corporación responsable, pero no lo hicieron, y con un dejo de frustración pero a la vez de burla, se retiraron y le dijeron que “esta vez había corrido con suerte”.
Caso similar el de Patricia Ludowwa, comunicadora, y ex jefa de prensa del empresario y ex candidato de Morena a la alcaldía, Ricardo Exsome. Lo mismo ocurrió el lunes alrededor de las 3 de la tarde, cuando conducía su vehículo, acompañada de su pequeño hijo y sus mascotas bajo el pretexto de cruzar la luz roja de un semáforo que señaliza el alto en un crucero.
El mismo modus operandi y la misma intimidación. Pareciera que es un común denominador que reina en la policía, para amedrentar a las mujeres o para obtener algún recompensa monetaria, bajo cualquier pretexto de “imponer la autoridad” aunque no sea parte de sus atribuciones.
Lo cierto es que estos hechos coinciden y fundamentan el grito de justicia y motivadas por el descrédito de todas las mujeres que marcharon este 8 de marzo por el boulevard Ruiz Cortines y Avila Camacho en la conurbación Veracruz Boca del Río.
Ojalá los alcaldes, con la misma responsabilidad, pero aún más la presidenta municipal, Paty Lobeira como mujer, vele porque no sigan ocurriendo estos hechos de zozobra y de miedo en contra de las féminas veracruzanas.
MUY EN CORTO.
OTRO ALCALDE EN CAPILLA POR CRIMEN. El alcalde de Cosoleacaque Ponciano Vázquez Parissi ha sido puesto en el ojo de la Fiscalía por los hechos donde murieron la ex alcaldesa y ex diputada, Gladys Merlín Castro y su hija Carla Enríquez Merlín.
Según trascendidos, una de las líneas que se investigan es la supuesta autoría intelectual del homicidio, en el que además estaría implicado Cirilo Vázquez Parissi, hermano del alcalde.
Gladys Merlín y su hija Carla Enríquez fueron asesinadas en su domicilio en el municipio de Cosoleacaque el 15 de febrero de 2021.
Ayer circuló la información que señala que tras esta investigación se confirmaría el temor del alcalde de ser detenido, ya que en noviembre de 2021, aún como presidente municipal electo, promovió un amparo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar